Historia del Mercado de Frutas y Verduras

La Real Cédula de 1561 de Felipe II estableció la capital de la monarquía hispánica en Madrid. Arganzuela quedaría al margen de la ciudad, pero sí supuso la extensión de los cultivos de la vega del Manzanares, uso agrario que Arganzuela mantendría hasta el siglo XIX. A ello contribuyó la cerca de Felipe IV (1625), que establecería por el norte los límites del actual distrito: las rondas de Toledo, Embajadores y Valencia. La prohibición de edificar junto a la cerca motivó que las únicas casas se situaran en el camino a Toledo, como se aprecia en el plano de Texeira.

La consolidación de este espacio de esparcimiento y su conexión con la ciudad tendría lugar con el reformismo ilustrado de los primeros borbones. Será con Fernando VI cuando se organicen unos paseos arbolados en tridente desde la ciudad de Madrid hasta el Manzanares,: desde la Puerta de Toledo saldrán los paseos de Pontones, Olmos y Ocho Hilos (actual calle Toledo), de los que a su vez surgirán los Paseos de Acacias e Imperial. Desde la Puerta de Valencia, se construyeron los Paseos de Invierno (Atocha); Delicias, hasta el puente de Santa Isabel; y Santa María de la Cabeza, hasta el embarcadero. Estos ejes serían la continuación del Paseo del Prado, de uso exclusivo nobiliario. Sobre el lecho del canal del Manzanares, entre Puerta de Toledo y Vaciamadrid, construido en 1830 y cegado en 1859, discurren los actuales Paseos de Yeserías, Chopera y Molino, las otras vías que articulan el distrito.

Hasta la segunda mitad del siglo XIX, Arganzuela seguirá siendo tierra de labor y paradores de ganado, vinculado con el abastecimiento de estos productos a la ciudad de Madrid, además de algunas yeserías, alfarerías, tejares y lavanderías en la cercanía del puente de Toledo. Es en las cercanías al puente de Toledo donde aparecen algunas casas dispersas vinculadas con el tráfico comercial, además de tabernas, al ser también zona de esparcimiento popular y escapar a la fiscalidad municipal. El único núcleo de población del actual distrito, antes del Plan del Ensanche de 1860, es el arrabal de Peñuelas, en las proximidades de las rondas y vinculado con las funciones agrícolas de la zona.

El actual distrito de Arganzuela en el anteproyecto de Ensanche de Madrid, 1859

El actual distrito de Arganzuela en el anteproyecto de Ensanche de Madrid, 1859

El Plan Castro incorpora Arganzuela a Madrid, con un marcado carácter de segregación social, para jornaleros y agricultores. El Plan mantiene los paseos, pero Castro proyecta el derribo de arrabal de Peñuelas, que se mantendrá gracias a Fernández de los Ríos, contrario al Plan, aunque el elemento transformador del distrito no será el Plan Castro, sino el ferrocarril. En 1868 se derriba la cerca sur y en 1878 Peñuelas pasa a ser un barrio de Madrid. Entre 1860 y 1878, la población de este núcleo pasa de 3.701 a 15.707 habitantes.

Pero será el ferrocarril quien ordene el actual distrito, con dos vértices: la estación del Mediodía (1851) y la estación del Norte (1858); y con un elemento determinante entre ambas estaciones, la Fábrica de Gas para el alumbrado de la ciudad en el actual parque del Gasómetro. La estación del Norte pertenecía a la compañía del Crédito Mobiliario Español, vinculado a los hermanos Pereire, y a la ferroviaria Compañía de los Caminos del Hierro del Norte (Madrid-Irún), y que dos años antes, había adquirido la Fábrica de Gas. Crédito Mobiliario Español adquiere la concesión de la vía de circunvalación, en 1864, entre las estaciones Norte y de Atocha, y que partirá el actual distrito de Arganzuela hasta el soterramiento de las vías en la década de 1980.

Arganzuela en el plano de José Pilar Morales de 1866Se aprecian el tridente de salida de la ciudad, desde Atocha, la vía de circunvalación entre las estaciones de MZA (Atocha) y la Compañía del Norte (Príncipe Pío) y, a la izquierda, la Fábrica de Gas. Todavía no está construida la Estación de Delicias

La vía de circunvalación provocará la industrialización de Arganzuela, alterando el Plan Castro: la estación Imperial (1881), para mercancías únicamente y proyectada como ampliación de la estación Norte, transforma los usos agrícolas entre el Paseo Imperial y el de los Melancólicos proyectados por Castro, en usos industriales. La estación de Delicias, construida en 1880 junto a la vía de circunvalación por la compañía MCP (Madrid – Cáceres – Portugal), ocupa una zona proyectada de uso residencial; y de ella partirá la Portugal que supone desde entonces el cierre oriental del distrito . En 1909 se construirá, además, la estación de Peñuelas. El ferrocarril no solo alterará el Plan del Ensanche, sino también supondrá el crecimiento poblacional de la zona, vinculado a la industrialización, como se aprecia en el Plano de Facundo Cañada de 1900.

Detalle del plano de Facundo Cañada (1900), entre la desembocadura del Arroyo del Abroñigal (derecha) y el Puente de Toledo

Las estaciones ferroviarias, vinculadas a las fábricas que nacen a su alrededor, articularán el territorio, que en la división administrativa de 1902 aparece dividido en los distritos de Hospital (entre la carretera de Valencia y el Paseo de las Delicias), Inclusa (entre los Paseos de Delicias y Acacias) y Latina (entre Acacias y Puente Segovia). Hasta la construcción de la estación de Delicias no empezará a poblarse la zona, y siempre al norte de la vía de circunvalación. Siguiendo el núcleo poblacional dirección suroeste, hasta Puerta de Toledo, las casas son cada vez más pobres, el barrio conocido como las Injurias o Cambroneras. Estas zonas, lugar en el que se desarrollarían la trilogía de Pío Baroja La lucha por la vida, las describirá más profusamente en su denuncia de La vivienda insalubre de Madrid.

Plano del Distrito de la Inclusa en 1907, con división en los distintos barrios.

Será esta zona al sur de la vía de circunvalación y en las inmediaciones del río donde se empieza a creará la red de mercados centrales de Madrid, ya desde 1888 por la Junta Municipal de Sanidad. El proyecto se dilatará a causa de la canalización del Manzanares. Una vez con los desagües en funcionamiento y construido el vado de Santa Catalina (1909), en 1914 se inicia la canalización del río, a la par que se inicia la construcción del Matadero (1910-1925) en la Dehesa de Arganzuela, terreno público, llegando un ramal de la vía de circunvalación, abriéndose al año siguiente la plaza de Legazpi.

Arganzuela en el Plano de Nuñéz Granés de 1910. Se detallan los usos de los diferentes edificios en la leyenda del plano, reproducida a la derecha

En 1925, el Ayuntamiento cedía el solar donde actualmente se ubica el Mercado Central de Frutas y Verduras de Legazpi, por falta de espacio en el Mercado de la Cebada. A la vez que se obtenía el solar sin coste alguno, se aprovecha el ramal del Matadero. Pero la construcción de este Mercado se abandona por falta de dinero.

Plano de Madrid Información de la Ciudad (1929). Ya en construcción el matadero y mercado de ganados, la parcela del Mercado de Frutas y Verduras aparece aún vacía, rotulada como “Terrenos del Excmo. Ayuntamiento de Madrid”. Ya está construida también la Colonia Pico del Pañuelo

En 1926 se aprueba el Plan Municipal de Abastos y Mercados, elaborado por la Dirección General de Arquitectura Municipal y la Sección de Construcciones Municipales, cuyo director es Luis Bellido, quien había diseñado el Matadero. El crecimiento demográfico de la capital había llevado a una creciente preocupación por el abastecimiento de la ciudad, dividiendo los mercados en centrales y de distrito. Pero no será hasta la II República cuando se retome el Plan de 1926, construyéndose los Mercados Centrales de Frutas y Verduras (1935) y de Pescados (1934, en Puerta Toledo, reconstruido por falta de espacio y que se había situado allí tras el traslado del Matadero que anteriormente ocupara este espacio), y los Mercados de Olavide, Tirso de Molina, Diego de León, Vallehermoso y Torrijos, para abastecimiento minorista de los distritos. Francisco Javier Ferrero, ayudante de Luis Bellido, retomaría el proyecto que realizara éste en 1926, además de firmar también los proyectos del Mercado Central de Pescados y el Mercado de Olavide (1934). En 1935, en el artículo “Nuevos Mercados Madrileños” de la Revista Arquitectura del mismo Ferrero, “los mercados se han edificado no para asombro del público, sino para su servicio”, síntesis de la funcionalidad y racionalismo de la arquitectura del primer tercio del siglo XX, siendo este edificio uno de sus máximos exponentes en Madrid. La forma triangular del mercado responde a la forma del solar, al igual que el patio interior, con la única construcción en él de los servicios, por medidas higiénicas. Se abre en un único punto, el que da acceso desde la glorieta de Legazpi, orientándose hacia el centro de la ciudad, y asegurando la continuidad del espacio público. El ferrocarril, que llegaba a través del ramal del Matadero, penetraba en el propio mercado, además de contar con accesos para camiones y conexiones entre las distintas plantas.

Los mercados centrales y la Colonia Pico del Pañuelo

La construcción del Matadero y el proyecto del Mercado Central de Frutas y Verduras supusieron el crecimiento del actual distrito de Arganzuela al sur de la vía de circunvalación. Enfrente del recién inaugurado Matadero, que generó gran cantidad de puestos de trabajo, surgirá la colonia de “casas baratas” conocidas como Pico del Pañuelo. Las leyes de 1921 y 1924 establecieron el marco legal que reguló la construcción de las “casas baratas”. Fernando de Escondrillas, arquitecto de la Oficina Técnico Municipal fue el encargado del proyecto, aprobado en 1927. La relación de esta colonia con los Mercados Centrales hizo que fuera distinta de otras que se realizaron en la ciudad: en vez de casas unifamiliares, proyecto edificios de apartamentos. Además, estos apartamentos no se pondrían en venta, sino que serían de alquiler, dada la movilidad laboral de los Mercados Centrales. Entre 1928 y 1929 se construyeron 1.585 viviendas. Durante el franquismo, esta colonia dejaría de ser de alquiler para pasar a propiedad privada.

Plano de Madrid de 1934 publicado por el Ayuntamiento. Figuran construidos los mercados de ganado y frutas y verduras.

Será durante el franquismo cuando se producirá la desindustrialización de Arganzuela y el cambio de uso del suelo, de industrial a residencial. La anexión de 13 municipios a Madrid en 1955 acelerará el proceso, quedando recogido este cambio de uso del suelo en el Plan General de Ordenación Urbana de 1963, que contempla el desmantelamiento del tejido industrial en torno a la vía de circunvalación, siendo destinado el suelo a uso residencial y terciario. En 1967 era derribada la Fábrica de Gas y en 1971 cerraba la estación de Delicias. El proyecto de Pasillo Verde, culminado en los años ´80-´90, con el soterramiento de la vía de circunvalación, destinándose este espacio a uso residencial. Los elementos que articularon el surgimiento de Arganzuela en la segunda mitad del siglo XIX han desaparecido en apenas un siglo.

Esta anexión también supuso un nuevo reordenamiento administrativo, conformándose en 1955 el distrito de Arganzuela-Villaverde. En ese año, este distrito era el segundo más poblado de Madrid, con 272.000 habitantes, teniendo el mayor peso demográfico Arganzuela, con 117.273 habitantes según el censo de 1957, tras las diversas rectificaciones desde la anexión, contando Villaverde con una población de 84.245 habitantes. Pero esta situación no tardaría en revertirse. La gran eclosión demográfica en época del desarrollismo, con gente venida del interior de España, se va a alojar en el extrarradio por motivos económicos. En tres años, en 1960, Villaverde pasa a contar con 144.884, mientras que Arganzuela pierde población. Villaverde seguirá creciendo, y Arganzuela hará lo propio, aunque a un ritmo menor, debido al Plan General de 1963. En 1969, la población de Arganzuela pasará a ser de 127.198, un año antes de que se produzca un reordenamiento administrativo de la ciudad de Madrid que afectará de nuevo a Arganzuela, constituyéndose Arganzuela y Villaverde en distritos separados. En la actualidad, el distrito de Arganzuela supera ligeramente los 150.000 habitantes, siendo uno de los distritos en los que mayor ha sido el incremento de población desde comienzos del siglo XXI. En este crecimiento poblacional, que asciende a un 27 % en el periodo 1996 – 2003, destaca la aportación de la población inmigrante, que era un 15 % del total en el año 2003. Esa aportación de la inmigración ha contribuido a frenar otro fenómeno que estaba caracterizando a Arganzuela en los últimos años del siglo XX, el envejecimiento de la población.

En la actualidad, la población menor de 18 años supone el 15 % del total, cifra similar a la de la media del municipio de Madrid, mientras que la que supera los 65 años se sitúa en torno al 18 %. En cuanto al tamaño de la unidad familiar, al igual que sucede en el resto del municipio se constata una progresiva reducción desde los años finales del siglo XX.

La estructura productiva, en cambio, ha seguido un proceso inverso al de otros distritos, pues la característica fundamental de la evolución de Arganzuela es su continua desindustrialización. En paralelo, se ha producido un descenso de la población activa en el distrito, si bien el dato contrasta con un aumento de la población femenina ocupada: mientras que en 1986 las mujeres que trabajaban suponían el 33 % del total, en 1996 habían ascendido hasta el 43 %, en tanto que los hombres, en ese mismo periodo, habían mantenido una tasa prácticamente invariable en torno al 65 %.

El nuevo reordenamiento de los distritos municipales está en relación con el inicio de la construcción de la M30, que separaría físicamente a ambos distritos. El transporte rodado de mercancías ha sustituido al ferroviario y esto tendrá repercusión directa en los Mercados Centrales. La anexión de los 13 municipios, el crecimiento demográfico y la mayor intensidad del tráfico rodado harán que estos mercados ya no tengan capacidad para el abastecimiento de la ciudad. La falta de espacio de almacenamiento y de aparcamiento serán las principales quejas de mayoristas y minoristas que se dan encuentro en los mercados, especialmente en el Mercado Central de Pescados y en el Mercado Central de Frutas y Verduras. En 1967 se aprueba en Cortes la Ley Arganzuela, por la que el Estado cede los terrenos no utilizados al realizarse las obras de canalización del Manzanares a condición de mantenerlos y ampliarlos con el derribo de ambos mercados centrales (Matadero y Mercado de Legazpi). En 1977, con el proyecto de Mercamadrid, el nuevo mercado central, en plena construcción, aprueban la rectificación de la Ley, siendo destinado este espacio a zonas verdes, además de a equipamientos colectivos y servicios generales de la ciudad. En 1983 abre en Mercamadrid el Mercado Central de Frutas y Verduras y el Mercado Central de Pescado. Matadero continuará su actividad hasta 1996. Al cierre del Mercado Central de Frutas y Verduras, contaba con 330 mayoristas. A partir de la apertura de Mercamadrid, los mercados de Legazpi se destinan a albergar diferentes dependencias municipales, fundamentalmente el Almacén de Villa, aunque también será sede de oficinas y talleres, albergando incluso una de las bases del SAMUR.

En la actualidad 1000m2 de este edificio se encuentran cedidos a la asociación Espacio Vecinal Arganzuela (EVA), asociación que ha logrado desarrollar un proyecto de autogestión ciudadana del espacio y participación activa de la población en la puesta en marcha y disfrute de las diferentes actividades culturales, deportivas, educativas, lúdicas, ambientales, etc, que actualmente se desarrollan en este lugar.

El Mercado de Legazpi está catalogado con grado de protección estructural por el planeamiento urbanístico municipal vigente, formando parte del APE 02.26 contemplado en el PGOUM de 1997. Desde el punto de vista arqueológico, se sitúa dentro de las Terrazas del Manzanares, declaradas Bien de Interés Cultural con categoría de Zona Arqueológica en 1993. Además, está incluido en la sección de Equipamientos Modernos del Registro DOCOMOMO Ibérico.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: